Carta para Lili & Días con B

Querida Lili:

Si hay alguien que ha marcado mi vida viajera, esa persona eres tú. Tus consejos, tu alegría de vivir y conocer lugares, tus acciones y tus experiencias. Cada verano de mi vida, desde que tengo conciencia, esperaba con ansias tu llegada. Sabía que venía una sonrisa enorme con patas, con ganas de pasar tiempo conmigo, de escucharme y contarme todas las novedades que en Barcelona eran un hecho, pero a Bolmente (para quien no sepa, una pequeña aldea gallega dónde pasé gran parte de mi vida) no se habían dejado caer ni por asomo.

Llegabas también con muchas aventuras viajeras para contar. Un año fue Brasil, lo recuerdo cómo si fuera hoy. Ante mis ojos, tus fotos eran la prueba de que jugabas a ser exploradora muy en serio, en lugares lejanos y hermosos a los que yo soñaba también con ir algún día. Quería ver los tucanes en frente de mí, dormir en aquellas cabañitas en medio del Amazonas, conocer gente con vidas tan diferentes a la mía para llenarme de aprendizaje, hasta que me toque irme de este mundo con lo vivido y nada más que con eso. Todavía no he ido, pero he soñado el lugar escuchando tus experiencias, y para mí el Amazonas siempre olerá a ti. ¡Eso si! no pienso comerme los gusanos salteados, por mucho que asegures que saben a coco.

Lilienbrasil
Otro verano, llegaste a Bolmente con las fotos de un lugar para mí desconocido hasta aquel entonces, llamado Bulgaria. Por más que hablabas de los Balcanes para orientarme, no era capaz de ubicarlo hasta que fui al mapa. Me sorprendieron las fotos, llenas de verde y de montañas, pues yo me imaginaba los países de esa zona semi desérticos. Me contaste sobre Sofía, probablemente una de las ciudades con el nombre más bonito del mundo. ¡Yo quería ir también! Me acuerdo de decir aquella vez que me gustaría hacer un viaje juntas, aunque yo todavía no tenía la edad ni el permiso en casa para hacerlo. ¡Lo tenemos pendiente primita!

Lilienbulgaria
Pero más allá de tus viajes en sí, a mi me encantaba y me encanta pasar tiempo contigo, escucharte hablar, recibir tus chutes de energía positiva. ¡Me acompañaste mucho! Aguantaste mi adolescencia como una campeona, salías de fiesta conmigo en aquellos tiempos en que yo sólo quería cerrar todos los bares, conociste a todos mis amigos, mis novios, mis rupturas, mis llantos…

Soñaba también con conocer la ciudad prometida, donde todo era posible, tu ciudad. Barcelona se convertiría en el futuro en mi hogar, pero recién cumplida mi mayoría de edad aquello estaba muy lejano, y la posibilidad de ir de vacaciones también en cierto modo. Entonces, justo antes de subirte al tren apretaste mi mano contra la tuya y me regalaste dinero, insistiendo que lo aceptara mientras me mirabas a los ojos y me decías: “Yo quiero que vengas a verme”. Un par de años más tarde me hospedaste en tu casa todo un verano, con visitas incluidas. Todavía no se cómo agradecértelo.

Último destino por el momento: Berlín. Tú hogar durante los últimos siete años. Fueron en total tres visitas que disfruté muchísimo. Tu casita pintoresca, una ciudad tan extravagante como especial y tú. Sobretodo tú. Siempre tan acogedora y guía perfecta de los lugares entrañables que todo visitante sueña conocer.
Parece Lili que los lugares que nos unieron y nos hicieron pasar tiempo juntas empiezan por B. Pero me doy cuenta que esta letra es una representación de ti misma. B de Bonita, de Bohemia, de Brillante y sobre todo de Bondadosa.

¡Sigue siendo un ejemplo para el mundo!

Te admiro, te quiero.

 

1 thought on “Carta para Lili & Días con B”

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close