EnDondeSea

Blog de rutinas, viajes y pensamientos

Filipinas, tierra resiliente
Filipinas

Filipinas, tierra resiliente

La noche que habíamos pasado en Matnog hubiera sido un completo desastre de no ser por la aparición de B.J. y su grupo de amigos. Se hospedaban en la habitación contigua y al vernos pasar por el balcón nos invitaron a unirnos a su barbacoa y a tomar una cerveza con ellos. Aceptamos. Todavía no habíamos tenido la ocasión de probar la famosa San Miguel, que a pesar de tener el mismo nombre que la marca española, el sabor es muy diferente. Esta cerveza sabía a cerveza.

filipinas-tierra-resiliente
Vista desde la habitación en Matnog

B.J. estaba emocionado por tener la oportunidad de charlar con nosotros. Decía que los extranjeros no le inspiraban confianza, pero que que le alegraba descubrir que no éramos tan malos. Era prácticamente el único que hablaba, su amigo y su novia asentían a sus comentarios y los otros dos chicos rezagados en la esquina le reían sus bromas aun cuando se mofaba de ellos. Tardamos un rato en entender la relación que unía al grupo, pero con varias cervezas de por medio nos explicaron que ella era su amante, el chico que estaba sentado a su lado su socio y los de la esquina, los que ponían el lomo. B.J. tenía 30 años recién cumplidos, un cuerpo con forma circular de unos cien quilos aproximadamente y un ego todavía mayor. El aspirante a gran magnate se dedicaba a la compra y venta de camiones y esperaba en Matnog la mercancía que llegaba en barco para llevarla hasta Manila.

filipinas-resiliente-06Al día siguiente, nos despertamos muy temprano alertados por el canto de los gallos del pueblo. Asfixiada por el espantoso olor a pintura nueva que había dentro de la habitación, me apresuré a cerrar la mochila y salir por la puerta. De repente, escuchamos la bocina de un coche acompañada de unos gritos en los que se apreciaba nuestro nombre y nos dimos cuenta de que nos habíamos convertido en el objeto de mirada de todos los vecinos. Nos giramos y vimos al magnate, su socio y la amante en un cuatro por cuatro de lujo saludándonos enérgicamente con la mano. De repente me sentí incómoda. Parece que no he llegado a encajar las demostraciones de grandeza en un medio en el que la mayoría tiene muy poco, y no han sido pocas las veces que he presenciado tales escenas. Saludamos con desgana ante el espectáculo del que nos habíamos convertido en protagonistas sin haberlo querido.

La isla de Samar y los comandos antiterroristas

Caminamos hacia el puerto dispuestos a subirnos en el primer barco desde nuestra llegada a Filipinas. Lo observé con detenimiento, tratando de determinar si por su apariencia me parecía seguro. Había escuchado cientos de veces la inmensa cantidad de naufragios que registra este país al año y no pude evitar que se me pasase por la cabeza. Subimos a bordo y nos dimos cuenta que definitivamente en Matnog no se dejaban caer demasiados extranjeros, ya que éramos los únicos pasajeros no locales. Nos convertimos en la atracción del día. La gente nos miraba con sonrisas mientras nos sacaban fotos disimuladamente.

filipinas-resiliente-02Tras una hora y media de trayecto, llegamos a San Isidro, un pueblito que apenas aparecía en el mapa. La isla de Samar parecía mucho más salvaje e inhóspita que el sur de Luzón. El pueblo estaba atravesado por una carretera principal y no había nada que se pareciese a una estación de autobús, van o yipney. Decidimos colocarnos en el andén de la carretera y hacer autoestop hasta que pasase algún vehículo que nos acercase a un punto de la isla donde pudiésemos encontrar un lugar para dormir.

Media hora después, seguíamos allí con las mochilas. Habían pasado un total de dos camiones y un sinfín de motos y triciclos, por lo que empezamos a ver la dificultad de nuestro éxito. Notamos unas gotas gordas y comenzamos a buscar rápidamente los chubasqueros en la mochila porque ya habíamos aprendido que en zonas tropicales ese tipo de gotas son el aviso de un chaparrón cuasi automático. Apenas nos estábamos terminando de vestir y proteger las mochilas con el cobertor cuando el cielo nos estaba bañando. Miramos a los lados para ver a dónde ir y entrevemos unas manos haciendo gestos desde el otro lado de la carretera para que nos acerquemos. Nos ofrecen cobijo y nos preguntan hacia dónde vamos. Dejamos las mochilas a cubierto y entonces nos explican que solamente cuando llegue el siguiente barco y salgan del puerto los camines, coches y autobuses tendremos una oportunidad real de que alguien nos lleve hacia el siguiente pueblo. No tenemos más opción que relajarnos y aprovechar la charla, así que nos sentamos en un banquito de madera que nos ofrecen.

filipinas-resiliente-13Unos minutos más tarde, levanto la cabeza y veo un cartel enorme que dice Police Station. Respiro profundo para poner a raya mis prejuicios contra quienes encarnan la fuerza de represión del Estado. Miro a Ariel y le digo por lo bajo:

– ¡Son policias!

Ariel, que ya había visto el cartel antes poner las mochilas en la banquina, se ríe por ese tipo de torpeza tan genuina que no puedo dejar de lado ni en momentos en los que debería tener activados todos los radares.

Después de unos minutos de charla animada con esos extraños policías adolescentes, aparece una chica vestida de camuflaje y nos saluda. Se ofrece para ayudarnos a hacer autoestop, ya que con su uniforme todo vehículo frenaría sí o sí. Me quedé estupefacta. Después de unos segundos atiné a darle las gracias y acompañarla hasta la carretera, al fin y al cabo éramos nosotros los que queríamos viajar. Si hay algo que nunca hubiera imaginado en mi vida, es que el personal de ejército nos ayudase a hacer autoestop en nuestro viaje. Definitivamente, las experiencias viajeras sirven para desmitificar absolutamente todo ¿acaso pensaba que el ejército sería una excepción?

filipinas-tierra-resilienteTardó más de cuatro horas en aparecer un  vehículo que no estuviese lleno. Sufrí por cada una de las personas que frenaban sus coches o camiones con cara de preocupación a ver el alto de mi compañera, pero al mismo tiempo sentía una risa interna de incredulidad ante lo que estaba presenciando. Nos subimos a la camioneta y dejamos atrás al comando antiterrorista islámico. Trabajaban las 24 horas del día, siete días a la semana organizados por turnos en aquel lugar perdido de la selva. Su objetivo: controlar la posible expansión del brazo filipino del Estado Islámico, el denominado Abu Sayyaf.

Filipinas, tierra resiliente

Taclobán es la ciudad principal de la isla de Leyte, que junto con Samar forman las olvidadas Visayas Orientales. Llegamos al anochecer y nos comunicamos con la familia que nos hospedaría los próximos días en la ciudad. Entre jeepneys y triciclos llegamos a la casa de estilo colonial de nuestros anfitriones.

filipinas-resiliente-05Taclobán ha tenido el infortunio de ser golpeada por mayor tifón que ha sacudido la tierra desde que hay registro. La mañana del 11 de noviembre de 2013 dejó huella en la memoria de sus lugareños para siempre. El Tifón Yolanda llegó a alcanzar los 315 kilómetros por hora y arrasó prácticamente toda la ciudad, incrustando incluso parte de la flota marina dentro de la ciudad. La mitad de sus habitantes fallecieron.

La casa en la que nos hospedamos resistió los fuertes vientos, pero el agua llegó al segundo piso en cuestión de minutos debido a las violentas olas producto del tifón. Todavía se podían ver las marcas en las pareces y la familia nos explicó las intensas horas de pánico. Nos contaban como tuvieron que caminar entre cadáveres hasta que llegó la ayuda humanitaria y la desesperación con la que tuvieron que convivir hasta poder comprobar que todos sus familiares estaban a salvo. No podíamos más que escuchar y reconocer que la naturaleza no es justa con nadie ni con nada, simplemente es.

filipinas-resiliente-03Salimos a pasear con nuestros anfitriones, que ansiaban poder enseñarnos los puntos más críticos del desastre natural, el monumento de conmemoración de las víctimas y uno de los barcos que han rehabilitado para dejarlo a modo de memorial en el lugar donde el mar lo dejó. En la popa del navío había una pequeña placa explicando la razón del mismo y honrando la resiliencia de sus habitantes, y es que efectivamente, no podría haber una palabra más acertada para definirlos.

La ciudad estaba prácticamente reconstruida y la vida comercial recobró vida a pesar de que el flujo de turismo (principal entrada de dinero anteriormente) desapareció casi por completo. La gente mira hacia lo que está por venir, y aunque su herida está fuertemente abierta y le condecen el espacio necesario para curarla, no se detienen en ella. Miran hacia delante con esperanza y agradecen la inmensa solidaridad que recibieron de diferentes partes del mundo tras el desastre.

filipinas-resiliente-07Taclobán es un ejemplo de resilencia, un ejemplo de lucha, un ejemplo de vida. Taclobán nos enseñó a tratar de entender lo que está fuera del alcance humano, lo que no tiene una explicación ciéntifica y tampoco una razón de ser. Nos enseñó que a pesar de la importancia que nos autoconcedemos los humanos, el mundo no está a nuestra disposión. A veces, debemos simplemente aceptar lo inaceptable.

Escrito por Endondesea

Sin comentarios

Please Post Your Comments & Reviews

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Hace dos días que no cabemos dentro del cuerpo de felicidad.
••
Hace dos días que decidimos darle hogar a esta hermosa gatita abandonada hasta que podamos encontrar su familia definitiva. ••
Hace dos días que hay una dosis extra de amor yendo y viniendo.
  • Hace un par de meses que llegamos a #Irlanda y nuestra vida está cambiando a pasos acelerados. La música se está convirtiendo en uno de los componentes más importantes de nuestros días, especialmente en los de Ariel. Esta cara de felicidad lo dice todo. #music #lifeismusic #purelove #rutinas
  • ** Cuando te unes en una session y alguien más haciendo arte detrás de ti. Qué regalo vivir en #Irlanda.**
#travelblogger #musicaltradition #countyclare #art #drawing #ireland #green #travelgram #instaart
  • **De nuevo escuchando las bellas #sessions en los #pubs de #Irlanda. Explosión de #alegría.**
#comingback #happiness #music #traditional #folk #musicaltradition #staticlife #lovemusic
  • **La #bluelagoon es uno de esos lugares que son más deslumbrantes en vivo que en las mejores #fotografías. #Islandia es un #sueño! Me siento maravillosamente agradecida por haber podido verla, vivirla, sentirla.**
#iceland #Islandia #northernlights #soñar #aguastermales #hotsprings #traveltoiceland #traveltheworld #instatravel #instagram #travelgram #europe #endondesea #viajeros #viajar #vivir
  • **Dejamos atrás #Copenhague, la bella capital danesa que trata de salirse de los moldes de la perfecta democracia, del perfecto orden. Nos gustó, no nos enamoró y jamás la eligiriamos para #vivir.**
  • **Paseando por #christiania, el lugar más curioso de la ciudad de #Copenhague. Se trata de una vieja base militar que fue #ocupada en los #setenta para construir un espacio #libre del control del #estado.**
#instatravel #través#travelgram #Dinamarca
Close