autoestop omán

Omán en autoestop

Llegamos a Omán con la certeza de que lograríamos movernos por distintos puntos del país sin la necesidad de alquilar un coche. Habíamos leído alguna opinión viajera por internet que desaconsejaba el intento, ya que los locales no están muy acostumbrados a usar este medio para trasladarse. ¡Nada más lejos de la realidad! Recorrer Omán en autoestop ha sido de las mejores experiencias que hemos vivido en el país. En términos prácticos, podemos decir que el estado de las carreteras es bueno y los coches oscilan de la gama media a la alta. La rapidez con la que se hace el recorrido es muy similar a la de Europa, y la seguridad es incluso superior. Nuestro único consejo: vístete con manga larga y pantalón largo, la gente sentirá que respetas su cultura y te resultará más fácil conseguir vehículo. Así que, siguiendo las categorías que usan los chicos de Marcando el Polo (encontraréis en su web mucha información sobre autoestop), el grado de dificultad es: FACILÍSIMO.

omán en autoestop

En Omán no tienes que buscar autoestop, porque el autoestop te busca a ti. ¡Sí, si! ¡No estoy exagerando! La gente frena el coche cuando te ve para preguntarte a dónde vas, qué necesitas, si te pueden llevar a algún lado, que el sol te a hacer daño… Claro que esto no te pasa en plena capital, pero saliendo hacia las pequeñas ciudades o pueblos, es la dinámica general. No paran, ¡no paran! de tocar bocina y bajar la ventanilla para hablarte. Se mueren de curiosidad y casi todo el mundo sabe hablar inglés, así que ¿Por qué no? Los omaníes son extremadamente hospitalarios, y debido a que la afluencia de turismo es todavía casi inexistente, están fascinados con los extranjeros. Les gusta la conversación al mismo nivel que la prudencia: es como si manejaran a la perfección el punto exacto entre hacerte preguntas y parar antes de abrumarte.

omán en autoestop

Desde que llegamos a Mascate no tuvimos que subirnos a un solo autobús. Es más, ¡sólo salimos a hacer autoestop una vez! Antes de que pudiésemos decidirnos a empezar a hacer dedo, algún coche o alguna persona se había cruzado en nuestro camino para ofrecernos ayuda. Aquí os contamos todo detalladamente, para dar cuenta de una experiencia sin precedentes, y animaros a que lo probéis en vuestra piel.

Llegamos a Omán en autobús desde Dubai, directamente al barrio Al Ghubrah, donde teníamos reservada una habitación con Airbnb. No lográbamos encontrar la calle así que le preguntamos a un hombre que estaba por la calle. Se llamaba Sultán y se convirtió en nuestra primera experiencia con la generosidad omaní. Nos ofreció llevarnos a la dirección que teníamos apuntada en un papel, llamó por teléfono a nuestro anfitrión y fue a comprar unos tés para darnos la bienvenida al país. Primer autoestop fortuito.

Aymen, nuestro anfitrión, tenía su día libre al día siguiente de nuestra llegada. Enseguida nos propuso un plan. Nos quería enseñar el wadi que más le gustaba, el famoso Wadi Shaab, que tiene una hermosa cueva a la que sólo se puede acceder nadando… Nosotros, encantados. Salimos temprano en nuestro segundo autoestop inesperado.

Por la tarde nos despedimos de él y decidimos acampar en el pueblo más cercano. Paseando por el pequeño puerto pesquero, conocimos a Khalid, un ser bueno dónde los haya, que nos pidió que le hiciéramos el honor de ir a dormir a su casa. Nos agasajó con fruta (algo muy típico en la cultura omaní) y nos dijo que al día siguiente nos llevaría el mismo a la ciudad que teníamos pensado visitar. No sólo os llevó, sino que nos enseñó toda la ciudad (juro que parecía una excursión programada), nos invitó a comer en su restaurante y nos acercó a una reserva natural donde esperábamos ver desovar a las tortugas. Tercer autoestop/guía turístico/no me lo puedo creer.

omán en autoestop

Al día siguiente, salimos por fin a la carretera y en menos de cinco minutos se acercó un hombre para ver qué necesitábamos. Cuando le explicamos que queríamos llegar a un pueblo que se encontraba a unos 300 quilómetros puso cara de “es demasiado lejos” y dijo:

–  Yo no puedo ir hasta allí, pero os voy a llevar hasta el siguiente pueblo.

¡El siguiente pueblo estaba a casi 100 quilómetros! Este ya no fue un autoestop imprevisto, este fue un enviado de Allah. No satisfecho con semejante obra, cuando llegamos a destino, comenzó él mismo a parar a los coches para explicarle a los conductores nuestra aventura. Mohamed frenó. Venía de caminar 140 quilómetros solo, un desafío que se había propuesto y había cumplido. Estaba feliz de charlar con nosotros y explicarnos su reto. De repente, frenó el coche en un pueblo pequeño y nos dijo:

– Seguramente no habéis comido, así que os invito a comer una buena comida tradicional.

Así como os lo cuento. Al dejarnos en destino nos obligó a aceptar 20 Riales (50 euros) como aportación a nuestro viaje, y no entendía de negativas. Nos quedamos con esa sensación inexplicable que con lágrimas en los ojos, te hace reflexionar sobre la bondad de la gente.

omán en autoestop

Esta fue quizá la racha más peculiar de todo el viaje, pero nuestra suerte continuó por la misma senda hasta que cruzamos la frontera. Además, podemos decir que no ha sido una excepción, que de haber continuado viajando por el país más tiempo, nos habríamos encontrado con situaciones similares. Viajar de este modo, nos permitió una proximidad con la gente que sospecho que no hubiéramos podido lograr de otro modo. Durante un par de días, tuvimos la oportunidad de viajar en el coche de un turista francés, y en los 500 quilómetros que compartimos, no mantuvimos una charla con locales que superase los treinta segundos. Puede haber sido una casualidad, pero la verdad es que la diferencia es abismal. Y bueno… ya hace un tiempo que dejamos de creer en las casualidades.
Viajar en autoestop en Omán, ha sido la mejor decisión que pudimos haber tomado. Nos sirvió para conocer a gente simpática, para ahorrarnos el alquiler de un coche y lo que es más importante, ahorrarle un gasto de recursos al planeta. Además de ser una bonita experiencia, aprovecho la situación para declarar el autoestop como una reivindicación del compartir, del reducir y del ahorrar. 

18 thoughts on “Omán en autoestop”

  1. Incrible, que marabilla! Póñenseme os pelos de punta non imaxino vivir tal. “OH Man con Omán!!!” <3

  2. Hola chicos de Endondesea

    Es bueno saber que se puede hacer dedo fácil en Oman. Por lo que estuvimos leyendo con mi novia es fácil prácticamente en cualquier país árabe… Estamos planeando ir para esos lugares así que pronto lo vamos a probar. Pero una pregunta (varias en realidad), como llegaron a Oman? avión? y el tema de la visa como es?

    Gracias por la info!! Buena ruta!!

    Abrazo!

    1. Hola Nahuel!!

      Pues justamente estamos a punto de escribir una serie de posts sobre información práctica! Te cuento así por encima: llegamos a Dubai en avión (después de mucha búsqueda fue lo más barato que encontramos, pero hemos sabido que una ida y vuelta desde Europa a Mascate está sobre los 400 euros). Desde Dubai salimos en autobús hasta la capital omaní. Son unos 13 euros por persona por 5 horas de trayecto.
      La visa de los Emiratos es gratuíta, pero en Omán te pedirán que pagues 5 Riales (unos 12 euros) por 10 días o 20 por un mes. He leído que con la visa de los EAU pero en la frontera nos pidieron el dinero y tuvimos que pagar. Cuando sales por tierra, en la te pedirán que pagues 10 euros por persona (en la parte emiratí) que supuestamente te devuelven cuando vuelvas a entrar, pero tampoco nos devolvieron nada 🙁 Así que podríamos decir que pagamos visa para EUA también.
      Pronto llegará un post con más info util! Espero que te haya servido, sino cualquier duda no dudéis en preguntar.

      Un abrazo!!

  3. Qué bueno tanta experiencia en autostop. Yo voy a confesar que nunca he hecho autostop… quizás voy a tener que animarme a ir a Omán para ello, nunca se sabe.
    Saludos!

  4. Qué bonito viaje amigos! ya sabéis lo que hablamos en casa. si vas con la actitud, el camino se abre a tus pies. Os vamos siguiendo en vuestro sueño, nos alegra que todo vaya bien y que los buenos vientos soplen a vuestro favor.

    Precioso relatos, tomamos nota sobre lo que contáis de Omán, nos gusta como destino 🙂

    Besos Carmelo y Eva

  5. Es una país que me atrae muchísimo y del que he mirado vuelos en más de una ocasión. No creo que mi experiencia sea a base de autoestop,aunque la verdad es que parece un detino fácil y seguro en este sentido. Estoy al quite de tus diarios.

    1. Es un país sin explotar turísticamente, por lo que aun no hay muy buenos precios para volar a Mascate, pero sí que hay buenas combinaciones para aterrizar en Dubai. Si te animas aquí estamos para cualquier duda. Un abrazo!

  6. Hola Samanta

    ¡Te voy a decir una cosa muy grande!

    Después de leer tu relato, cada detalle que cuentas y aunque no soy partidario del autostop, me diste ganas de visitar Omán. Los detalles de tu relato, hicieron reivindicar que en TODO el mundo existe gente siempre dispuesta a ayudar.

    Un fuerte abrazo y me dio gusto llegar a tu blog, que desde ya lo voy a incluir en mi feedly.

    Bo

    1. Muchísimas gracias! Qué alegría leer tan lindo comentario! Me encanta ir convenciendo a gente a viajar a Omán. Es un país tan desconocido que genera muchas sorpresas. Además la gente es extremadamente amable. Ya nos contarás! Un gran abrazo!

  7. Qué bueno, nunca imaginé que en un país como este el autostop anduviera tan bien!
    Me recordó a Ecuador dónde muchas veces no alcanzaba a levantar el pulgar que ya tenía un automovilista ofreciéndose a llevarme!!!

  8. Pingback: Listado de países con VISADO gratuito para españoles (y los que no)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close