Que ver en Lisboa Portugal

¿Qué visitar en Lisboa? 10 recomendaciones para Haru

Hemos conocido a Haru y su familia en Tokio. Llegamos a su casa a través de Couchsurfing y nos encontramos con la sorpresa de ser sus primeros invitados. No pararon de agasajarnos durante toda la estadía. En dos semanas estarán viajando a Europa y hemos querido ayudarles a organizar su itinerario con 10 recomendaciones para Lisboa, ciudad que me enamoró cuando la habité en 2008. Aquí va, lo que a mi juicio, es la crême de la crême de la capital portuguesa.

1. El río Tajo y el Puente 25 de abril.

que ver en lisboa El río Tajo es el espejo de Lisboa, el que ha dispuesto la orientación de la ciudad y el que la embellece. La famosa réplica del puente Golden Gate de San Francisco, fue construído en los años 60 y tiene una longitud similar al primero ya que atraviesa el río casi en la desembocadura. Un paseo por la orilla es sin duda una de las actividades más relajantes que puedes hacer Lisboa, especialmente al atardecer, cuando el sol rebota en las fachadas de la ciudad e irradia la zona de ese color amarillento tan lisboeta.

2. Bairro Alto

Es el barrio más popular para salir de fiesta, ya que está lleno de bares con música en vivo. Sus calles empedradas, con el característico buen clima del que disfruta esta ciudad, crea el escenario perfecto para que las noches se pasen con entretenidas charlas.

3. Praça do Comerço, Praça do Rossio y Praça da Figueira.

Praça do Comerço Lisboa Portugal
Estas tres plazas se encuentran en el centro de la ciudad y muy próximas entre sí. Toda ellas se encuentran en la zona de Baixa, zona reconstruída por el famoso Marqués de Pombal, arquitecto que rediseñó Lisboa en el siglo XVIII tras un terremoto que arrasó la mayor parte de la ciudad. La Praça do Comerço es quizás la más reconocida de las tres ya que cuenta con un majestuoso arco, una historia de tránsito comercial importante y también porque en ella se asentó el Palacio Real durante 200 años. La Praça do Rossio es el punto neurálgico de la ciudad. Es el lugar en el que empiezan y terminan las manifestaciones populares, donde suele haber ferias y puestos de cualquier tipo para promocionar productos o causas y donde se realizan conciertos en fechas señaladas. La Praça da Figueira (paralela a la del Rossio) es sin duda mi preferida, más reservada que las anteriores, te ofrece un paisaje de edificios amontonados y escalonados por la orografía lisboeta.

4. Bairro de Graça y Feira da Ladra

Este barrio es uno de los que componen la Lisboa antigua o histórica. Graça está ubicada en la zona más alta de la ciudad y cuenta con un mercado de pulgas y artesanías muy reconocido por locales y turistas: A Feira da Ladra. Encontrarás desde objetos de segunda mano, libros viejos y utensilios que nadie sabe para que sirven hasta brillantes artesanías de distintos tipos. El día más importante del mercado es el sábado, pero también se celebran los lunes, miércoles y viernes.

5. Miradores

que ver lisboa
Lisboa está construida sobre varias colinas, hecho que facilita que tengas a cada rato la posibilidad de observar la arquitectura de la ciudad desde diferentes perspectivas. Personalmente, encuentro que esta es una de las peculiaridades más bellas de esta ciudad, ya que puedes jugar a encontrarle cientos de caras diferentes. El mirador de Santa Lucía (Alfama) y el mirador de Adamastor (Bairro Alto) son los que más me han fascinado, ambos de cara al río. En el barrio de Graça encontrarás un mirador posterior al Río Tejo que abarca gran parte de la ciudad vieja.

6. Elevador Santa Justa

El Elevador de Santa Justa es una de las mayores atracciones turísticas por su arquitectura (similar a la de la torre Eiffel de París) y la privilegiada vista que ofrece de la ciudad desde la cima. Fue construído a inicios del siglo XX para unir el barrio de Baixa con el Bairro Alto y facilitar así el comercio. Lo encontrarás en la calle principal de la ciudad que une la Praça do Rossio con la Praça do Comerço.

7. Bairro da Alfama

qué ver en lisboaPara mucha gente, el barrio más carismático de la ciudad. Cuenta con la Sé (catedral), el Castelo de São Jorge y la Casa dos Bicos. Es el barrio en el que elegí vivir en mi temporada en Lisboa y la decisión nada tuvo que ver con estas tres atracciones turísticas, sino con la parsimonia con la que pasea la gente por sus calles estrechas y su ubicación al pie del Tejo. Si sales del circuito principal de la Catedral y el Castillo, encontrarás gente sentada en sillas en la puerta de su casa charlando con los vecinos o simplemente viendo la vida pasar.

8. Bairro da Mouraría

Lisboa es una capital distinta a sus semejantes europeas por el estilo decadente que mantiene en su zona histórica, sus pequeños pasajes e interminables escaleras. En mi opinión, este es el barrio que cumple con más exactitud estas características. La Mouraría es un infinito laberinto de calles en el que nunca sabes hacia dónde estás yendo. Adornado con esos típicos azulejos que se encuentran en las fachadas portuguesas, jugará contigo al escondite si se lo permites. No trates de llegar a un punto directamente, guarda el mapa en el bolsillo y déjate llevar.

9. Súbete al Tranvía

qué ver en lisboaPor más que te pueda parecer el topicazo de Lisboa, enseguida te darás cuenta de que vas a necesitar usarlo en alguna ocasión. Recorrer Lisboa a pie es más duro de lo que parece, y en algún momento entenderás porqué lo usan diariamente sus habitantes. El tranvía te salvará cuando quieras acceder por enésima vez a lo alto de una de sus colinas, ya que otros tipos de transporte (como los autobuses) no hacen esas rutas por la estrechez de las calles.

10. Los alrededores de Lisboa

Si sólo dispones de tres o cuatro días tendrás que decantarte por alguno de estos lugares, ya que será difícil que puedas verlos (y disfrutarlos) todos. El punto más cercano a Lisboa centro es el Barrio de Betlem, en donde podrás degustar unos pastelitos de nata muy ricos, visitar la Torre de Betlem y el Mosteiro dos Gerónimos. Puedes llegar en autobús o tranvía, ambos salen de la Praça do Comerço y el trayecto dura unos 20 minutos. Es el más recomendable, por su cercanía, si te sobra tiempo después del itinerario de la ciudad.

Qué ver en lisboaOtra opcion es continuar la costa hacia la desenbocadura del río y visitar los pequeños pueblos asentados a lo largo de la misma. Estoril o Cascais son algunos de los puntos mas atractivos para ir a la playa o practicar surf sin alejarte mucho de la capital.

Mi última recomendación se trata de Sintra, una localidad que se encuentra a una hora de la ciudad y que alberga el Palacio da Regaleira. En éste además de su llamativo castillo en lo alto de la colina y sus hermosos parques, encontrarás una de las mayores curiosidades del mundo: la famosa torre invertida. 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close