República Independiente de Coimbra

A medio camino entre Oporto y la capital de Portugal se encuentra Coimbra, una de las ciudades con mayor encanto de Europa. Bañada por el río Mondego, destaca por sus estrechas calles, arcos medievales e iglesias románicas. Tras la conquista musulmana de la península ibérica, Coimbra formó parte de Al-Ándalus y se convirtió en un lugar estratégico comercial entre el norte cristiano y el sur árabe. Y es así que hoy en día, caminando por sus calles es notable esa mezcla en su arquitectura. En la época medieval fue la capital del país durante un tiempo y en el siglo XIV fue fundada la primera Universidad de Portugal -una de las más antiguas del continente-.

Coimbra

Coimbra

Coimbra es una localidad con muchos puntos de interés y, al igual que ocurre en muchas otras ciudades, cada uno hace un recorrido adaptado a sus inquietudes. Lo que más nos ha llamado la atención fue la vida universitaria, que es en gran parte lo que le otorga la fama hoy en día a esta metrópoli. Aunque la mayor parte de los estudiantes son portugueses, Coimbra acoge alumnos de diversas partes de Europa y del mundo.

Coimbra

Castelo Coimbra

Probablemente lo más llamativo de esta ciudad cultural son las repúblicas estudiantiles. Aunque es difícil definir el concepto de ‘república’ -porque cada una tiene sus peculiaridades- se podría decir a grandes rasgos, que son espacios comunitarios tradicionalmente de estudiantes, autogestionados y con definición propia. Si bien las casas están unidas por un mismo concepto, cada una es totalmente independiente al tomar sus decisiones y al definir sus normas de funcionamiento.

El Consejo de las Repúblicas es su máximo órgano de decisión y funciona por unanimidad. Éste es el que decide la aprobación de las nuevas repúblicas. Los espacios que aspiran ser aceptados, primero son reconocidos como casas comunitarias y si se considera que la casa está bien encaminada, se convierte en solar, para finalmente definirse como república tras la votación del Consejo.

Las repúblicas guardan información sobre su propia historia, hay archivos de fotos desde los primeros fundadores, libros de reuniones y documentación de todo tipo que define su cultura. Tienen además una función social, ya que permiten el uso del espacio a otros proyectos, acogen invitados y organizan eventos. A nivel económico, más allá del modelo de autogestión que cada casa decida, cuentan con el apoyo de los servicios sociales de la universidad, que a través de una cooperativa reparten varios productos básicos a las repúblicas de forma semanal.

Existe una imagen estereotipada que compara las repúblicas con casas okupas. Por ello hay personas que las desprecian por tener un aspecto que choca con la imagen visual establecida y/o las consideran sólo lugares de fiesta. Pero contrariamente a estas creencias, en su momento inicial las repúblicas tuvieron un impacto cultural y político muy importante en la historia de Portugal, y no es de extrañar que haya “repúblicxs” antiguos que se hayan convertido en personajes importantes de la vida cultural de portuguesa.

Graffiti Coimbra

La impresión que deja Coimbra es sin duda la de una ciudad viva, en la que la cultura brota por cada esquina. Se presiente la riqueza de la vida estudiantil a través de las ideas expresadas en los grafitis de las calles y las cantidades de seminarios y conciertos que están anunciados en las paredes. Aunque el dicho de ‘un año vale por cien’ se refiere a las convivencias en repúblicas estudiantiles, es posible que se pueda extrapolar a todos los estudiantes que se sumergen en esta modalidad educativa callejera. Y es que el “saber viver”, “saber fazer” y “saber dizer” se puede crear en cualquier lugar, siempre y cuando exista el deseo de llevarlo a cabo.

 

4 thoughts on “República Independiente de Coimbra”

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close