EnDondeSea

Blog de rutinas, viajes y pensamientos

Viajero o turista ¿Importa tanto realmente?
Viajes, Viajes íntimos

Viajero o turista ¿Importa tanto realmente?

Los conceptos turista y viajero/a han generado muchos debates y polémica en los últimos tiempos. Se ha estado buscando la pureza del viajante bajo varios parámetros: ser activo o pasivo a la hora de organizar un viaje, el uso de mochila o maleta, la cantidad de presupuesto que se maneja e incluso tiempo que se le dedica al viaje en cuestión. Partiendo de esta dualidad, es de justicia decir, que han sido principalmente los considerados viajeros quienes han comenzado a cargar contra el grupo ‘turista’, vanagloriándose de su saber. Las frases que recalcan dicha supremacía se han dejado ver en varios medios:

‘El turista no sabe donde ha estado. El viajero no sabe a donde irá.’

‘Un turista mira. Un viajero vive.’

‘No seré un turista, sino un explorador de nuevas sensaciones.’

‘El viajero ve lo que ve, el turista ve lo que ha venido a ver. ‘

viajeros-turistas-08

De este modo, el término turista ha pasado a ser peyorativo, básica y exclusivamente porque muchos que se han identificado con el concepto ‘viajero’ han tenido la intención de despreciar a los primeros. Esta dicotomía ha llegado tan lejos, que incluso hay gente que se niega a visitar lugares (e incluso países) porque son ‘muy turísticos’. Pablo Strubell retrata esta idea en su artículo Lugares turísticos, no gracias.

viajeros-turistas-01

viajeros-turistas-05

Llegados a este punto, he sentido el impulso de reformular este debate y llevarlo hacia una reflexión más profunda, que nos haga repensar nuestro papel activo en el turismo y nuestro impacto en los países que visitamos. Pero antes, me gustaría rescatar una cita de Javier Reverte, uno de mis escritores favoritos, y con la que me identifico enormemente:

“Los turistas suelen molestar a los que se llaman a sí mismos, con cierta pretenciosidad, ‘viajeros’. No es mi caso, porque nunca he pensado que la Tierra sea únicamente de mi propiedad, tal y como pueden pensar algunos de ellos. Varios de los autodenominados ‘viajeros’ que conozco son unos tipos egocéntricos, pagados de sí mismos, a los que sólo les encanta hablar de sus arriesgadas aventuras. Se parecen a esa otra especie que constituyen los ‘periodistas de guerra’, algunos de los cuales han nacido para convencer a los demás de que las guerras se han inventado para que ellos demuestren su valor.
La vida es muy contradictoria: mucha gente afirma detestar el turismo, incluidos los turistas, mientras que, de una forma o de otra, todos somos turistas, incluidos los que se llaman a sí mismos ‘viajeros’. En todo caso, la palabra ‘turista’ viene del término francés ‘tour’, que significa vuelta. Y eso es lo que hacemos casi todos los humanos a lo largo de nuestra vida: dar vueltas.”

Realmente, ser viajero o turista ¿importa tanto?

Me explico. Cuando digo importa tanto, me refiero a si el acomodarse dentro de uno de estos dos conceptos, está marcando una diferencia per se en el impacto que una persona genera en el país visitado. Y en mi opinión no la hay, al menos atendiendo al binomio viajero-turista.

Hay ciertos individuos que tienen comportamientos deplorables durante sus viajes. Llegan con sus billeteras gruesas y exigen con la vieja norma de “el cliente siempre tiene la razón”. Piensan que pagar por bienes y servicios les otorga ciertos derechos, que a veces incluye las faltas de respeto. Debo confesar, que estas actitudes las he visto de la mano de quienes arrastran una maleta modernita de cuatro ruedas y también de quienes llevan una mochila cargada con actitud antropológica en la espalda.

viajeros-turistas-02

He tenido la dicha (y la desdicha) de vivir en Barcelona varios años y de trabajar en turismo en el centro de la ciudad. Aprovecho la ocasión, para solidarizarme con los habitantes barceloneses y denunciar la aberración con la que las autoridades públicas han estado tratando el flujo de veraneantes en los últimos años. Durante el tiempo que trabajé en turismo, me tocó presenciar en varias ocasiones faltas de respeto y arrogancia por parte de algunos visitantes. Llegan a Barcelona a hacer cualquier cosa que se les pasa por la cabeza, sin filtro. Tiran basura, mean en el casco antiguo, gritan e insultan, se emborrachan como si no hubiera un mañana, compran hasta reventar y consumen prostitución a mansalva. Hasta presumen de haber inventado una nueva modalidad de deporte olímpico, denominado balconing. Pues bien, esta parece ser la categoría que a todas luces se suele reservar para el ‘turista’. ¿Pero que pasa con los mochileros que incurren en actitudes desconsideradas?

Existen viajeros independientes que pagan a menudo por fotografiar al poblado Dashenech (sur de Etiopía) para traerse fotos exóticas a casa o por montar elefantes en el sudeste asiático. Muchos de nosotros hemos incurrido en alguna de estas actividades injustas (muchas veces sin habernos parado a pensar en las consecuencias), las cuales podemos cambiar en el momento que tomamos conciencia, ayudando a expandir los valores de un turismo responsable. Por ello, a mi juicio no se trata de hacer un viaje independiente u organizado, de llevar maleta o mochila o de tener mayor o menor presupuesto: se trata de la actitud con la que viajamos.

El turismo respetuoso

Llegados a este punto, ya ha quedado en claro cual es la dicotomía para mí: viajar de forma abusiva o viajar de forma respetuosa. Y aquí sí, decantarse por una modalidad o por la otra marca una gran diferencia. Viajar con más o menos comodidades, relacionándose con la comunidades locales o eligiendo pasar más tiempo en soledad, son aspectos que atienden a los gustos personales. El hecho de elegir actividades o establecimientos que generen impactos positivos o negativos en la economía local y en el medio ambiente de los países que visitamos, tendrá una importancia vital en la huella que dejamos a nuestro paso.

Tomar conciencia de nuestro papel como consumidores es cada vez más importante, ya que somos cada vez más quienes viajamos para conocer otras culturas. ¿Se puede hacer un turismo sostenible? Creo firmemente que sí, pero debemos hacer fuerza para que cada día sean menos las empresas e instituciones que nos ofrecen un turismo con graves impactos locales. Si revisamos la postura con la que llegamos a los lugares y tratamos con respeto a sus gentes, flora y fauna, estaremos propiciando una gran transformación.

Tenemos miles de formas de generar un cambio: pagando por los bienes y servicios que consumimos a pequeños establecimientos, adaptándonos a los ritmos locales, rechazando actividades que no nos parezcan éticas… Al fin y al cabo, se trata una vez más de cuestionar es status quo de las cosas (o de cómo se vienen haciendo las cosas). Se trata de seguir un modelo establecido o de procurar  cambios significativos para nuestra sociedad. Y sí, cada detalle suma.

Escrito por Endondesea

7 Comentarios

  • Sonia agosto 17, 2016 at 20:58

    Buen punto, Samanta 🙂

    Reply
  • Manu Sánchez agosto 27, 2016 at 00:16

    Para mí parte del viaje es ponerme en el lugar del habitante: investigo y observo qué hacen, cómo lo hacen, y qué cosas debo de hacer para no ofender a nadie o vulnerar alguna de las costumbres locales. Pero entiendo que no es algo común, y que el concepto ‘turismo sostenible’ está muy lejos todavía de ser una realidad. Generamos muchísimos impactos, casi es imposible llevar la cuenta.

    ¡Estoy echando un vistazo al blog y me está gustando mucho!

    Un saludo,
    Manu.

    Reply
    • Endondesea septiembre 11, 2016 at 23:00

      Hola Manu,

      La verdad es que estamos lejos de que en términos generales el turismo se desarrolle de un modo sostenible, pero por suerte, somos cada vez más los que apostamos por actividades responsables. El cambio ya ha comenzado 🙂

      Muchas gracias por tu comentario!

      Reply
  • Carlos diciembre 12, 2016 at 07:40

    El turista viaja por placer, ocasionalmente. El viajero vive para viajar. Esa es la diferencia.

    Reply
  • Ivan diciembre 12, 2016 at 13:36

    Coincido casi al 100% con lo que dices. De hecho, escribí algo muy similar hace un tiempo: https://apeadero.es/2015/03/viajero-vs-turista-tiene-sentido-hoy-en-dia-esta-comparacion/

    Yo sí que creo firmemente que hay una diferencia entre turista y viajero, pero esa diferencia es muy gradual y solo existe un tipo de viajeros puros: los que viajan por necesidad.

    Reply
    • Endondesea diciembre 12, 2016 at 16:17

      Muy buena reflexión Iván! Me voy a leer tu post ahora mismo 🙂

      Reply

    Please Post Your Comments & Reviews

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    • Hace dos días que no cabemos dentro del cuerpo de felicidad.
••
Hace dos días que decidimos darle hogar a esta hermosa gatita abandonada hasta que podamos encontrar su familia definitiva. ••
Hace dos días que hay una dosis extra de amor yendo y viniendo.
    • Hace un par de meses que llegamos a #Irlanda y nuestra vida está cambiando a pasos acelerados. La música se está convirtiendo en uno de los componentes más importantes de nuestros días, especialmente en los de Ariel. Esta cara de felicidad lo dice todo. #music #lifeismusic #purelove #rutinas
    • ** Cuando te unes en una session y alguien más haciendo arte detrás de ti. Qué regalo vivir en #Irlanda.**
#travelblogger #musicaltradition #countyclare #art #drawing #ireland #green #travelgram #instaart
    • **De nuevo escuchando las bellas #sessions en los #pubs de #Irlanda. Explosión de #alegría.**
#comingback #happiness #music #traditional #folk #musicaltradition #staticlife #lovemusic
    • **La #bluelagoon es uno de esos lugares que son más deslumbrantes en vivo que en las mejores #fotografías. #Islandia es un #sueño! Me siento maravillosamente agradecida por haber podido verla, vivirla, sentirla.**
#iceland #Islandia #northernlights #soñar #aguastermales #hotsprings #traveltoiceland #traveltheworld #instatravel #instagram #travelgram #europe #endondesea #viajeros #viajar #vivir
    • **Dejamos atrás #Copenhague, la bella capital danesa que trata de salirse de los moldes de la perfecta democracia, del perfecto orden. Nos gustó, no nos enamoró y jamás la eligiriamos para #vivir.**
    • **Paseando por #christiania, el lugar más curioso de la ciudad de #Copenhague. Se trata de una vieja base militar que fue #ocupada en los #setenta para construir un espacio #libre del control del #estado.**
#instatravel #través#travelgram #Dinamarca
    Close